¿Sabías que el Celtic de Glasgow fue fundado por un religioso marista?

El famoso equipo de fútbol Celtic de Glasgow fue fundado por el hermano Walfrid, un religioso marista irlandés que se trasladó a Escocia y que atendió a los miles de irlandeses católicos que emigraron debido a la hambruna en su isla.

La historia del hermano Walfrid y el Celtic.

Andrew Kerins, más conocido por su posterior nombre religioso como Hermano Walfrid, nació en Ballymote (Irlanda), el 18 de mayo de 1840. Creció durante la hambruna y se marcó como objetivo principal en la vida ayudar en todo lo posible para aliviar el hambre. Estudió magisterio y en 1864 solicitó la entrada en la Orden de los Maristas.

Se mudó a Escocia y en 1868 le nombraron profesor de la escuela parroquial de Santa María en el East End de Glasgow, el barrio de emigrantes católicos. En 1874 era ya su director y creó The Poor Children´s Dinner Table (La mesa de los niños pobres), una organización caritativa para ayudar a los niños más necesitados. La ayuda era espiritual y también material pues el hambre hacía estragos en esos momentos. Pronto se dejó la vida buscando dinero para sus niños pobres y consiguió la implicación de empresarios y de algunas personas importantes de la ciudad.  Él era un organizador nato y un adelantado a su tiempo.  Sus esfuerzos le llevaron a comprometerse en la organización de partidos de fútbol de  exhibición para recaudar fondos destinados a la caridad. Después de uno de estos partidos, decidió que Glasgow debería de tener un equipo de fútbol irlandés propio.

De este modo, el hermano Walfrid convocó una reunión en la sacristía de la Iglesia de Santa María, el 6 de noviembre de 1887 y propuso la creación de un equipo de fútbol que se llamase Celtic. Este nombre fue elegido para reflejar la identidad tanto irlandesa como escocesa. El primer partido benéfico se jugó en Mayo de 1888. Posteriormente, el Celtic se integró en la asociación de fútbol escocés en agosto de 1888. Desde entonces, el Celtic ha sido uno de los equipos más populares del mundo y cuenta con una de las aficiones más numerosas. El proyecto fue creciendo puesto que el equipo también servía para que los niños pudieran estar atendidos mientras sus padres, obreros todos, trabajaban en las factorías de Glasgow.

A partir de ahí el Celtic comenzó a expandir su identidad católica por todo el país. De este modo empezaron los míticos enfrentamientos deportivos con los protestantes del Rangers, así como sus primeros éxitos deportivos. Actualmente, es el equipo más laureado de Escocia e incluso llegó a ser campeón de Europa en 1967.

Escultura del Hermano Walfrid en el Celtic Park“Un club cuya razón de ser es la caridad”

Esto lo afirman desde el Celtic de Glasgow. Lejos de renegar de sus orígenes y ocultar quién y por qué se fundó uno de los equipos con más seguidores en todo el mundo, desde las filas del Celtic se sienten orgullosos de este origen católico y caritativo.

En  1892, el Hermano Walfrid fue trasladado a Londres, donde llevó a cabo un estupendo trabajo caritativo en favor de los pobres. En 1912, con motivo de su enfermedad, fue trasladado a Dumfries. Murió el 17 de abril de 1915 a la edad de 74 años y está enterrado en el cementerio de San Miguel en Dumfries (Escocia)

Su legado sigue muy presente en el club y la esencia católica es una seña indiscutible. El hermano Walfrid no es sólo el fundador del Celtic sino todo un símbolo y un ejemplo a seguir.

En el año 2003, los aficionados del Celtic del mundo entero comenzaron a pedir la construcción de un memorial para el Hermano Walfrid. Dos años después, el 5 de noviembre de 2005, se inauguró la escultura en su memoria en las inmediaciones del Celtic Park. Por otra parte, en el parque de su ciudad natal, Ballymote, hay un busto dedicado también a él.

Los PREAS patinan sobre hielo

El equipo de catequistas es genial

Este sábado por la mañana los chicos de PREAS se fueron a patinar sobre hielo. Tras las primeras caídas de algunos de nuestros chicos -incluidos catequistas- empezamos a hacer trenecitos y alguna que otra coreografía. Los de primero son unos grandes entendidos del patinaje sobre hielo y no tienen nada que envidiar a los mayores.

El dolor no existe
Las caídas con risas no duelen

No obstante, hay quienes confían demasiado en sus capacidades y terminan estampándose contra el hielo – creemos que alguno de segundo puede dar fe de ello-. Los mayores de tercero, cuarto y quinto no han parado de hacer carreras, piruetas y alguna que otra coreografía muy conseguida y resultona.

¿Próximo fichaje para jos Juegos Olímpicos de invierno?

Todo fueron risas hasta que cerraron la pista de hielo. Una vez nos quitamos los patines y la ropa mojada, nos fuimos a comer a un parque cercano y a seguir disfrutando del día tan soleado que hemos tenido.

Bendita amistad

Tras la comida comenzamos a jugar en una pista de skate cercana intentando subir las empinadas cuestas de los half pipes -catequistas y diácono incluidos-. Cuando nos hemos cansado y no podíamos más con nuestros cuerpos, nos hemos vuelto a Santa Eugenia: unos a descansar, otros a hacer los deberes del colegio y otros han caído rendidos. Esperamos volver a salir otro día y seguir disfrutando de la compañía y de la amistad que vamos forjando.

Los de primero son unos artistas

Para ver todas las fotos haz click AQUÍ

Escuela de surf integra a personas con síndrome de Down y autismo

Escuela de surf
Escuela de surf “Olas de Esperanza” / Foto: Facebook Claudio Augusto Morales
Es domingo en la ciudad de Antofagasta, norte de Chile, y Felipe Pereira (21) se levanta entusiasta porque irá a la playa Paraíso a disfrutar del mar junto a sus amigos y a aprender de los instructores de la escuela de surf. Para los niños y jóvenes con síndrome de Down, esto más que un deporte… es sumergirse en “Olas de Esperanza”.

“Olas de Esperanza” es el nombre de la escuela de surf  gratuita que dirige Claudio Morales, Catalina Daniels y Pablo Marín, chilenos aficionados al deporte marino que comenzaron hace cinco años con esta aventura de amor.

Luego de golpear muchas puertas y asesorarse con especialistas para lograr la financiación, porque era una empresa absolutamente nueva en el país, comenzaron su primera clase con seis tablas y seis trajes.

Hoy Claudio, Catalina y Pablo junto a otros voluntarios reciben cada domingo, de diciembre a febrero, hasta 15 niños con síndrome de Down, asperger y autismo y les dan clases completamente personalizadas y adaptadas a la condición de cada niño.

Felipe es un joven muy sociable que baila folklore, va a natación y trabaja en el taller de panadería de su escuela. Él comentó a ACI Prensa que lo que más le gusta de las clases de surf es “pararme arriba de la tabla y tomar las olas. Me gusta el mar.  Me agrada mucho ir”. Respecto a los instructores agregó: “me encanta su cariño, me encantan las cosas que hacen”.

 En conversación con ACI Prensa, Catalina explicó que estas personas “te desafían a cambiar. No puedes seguir siendo el mismo”.

“Ellos son un tremendo ejemplo de cómo el amor es el motor de las mejores cosas, de los mejores momentos, del mejor esfuerzo. La mejor inversión es el afecto y con ellos es increíble”

Catalina, que tuvo un encuentro con Jesús hace algunos años, dijo que “e que conoce a Cristo, a Jesús que por misericordia entró en tu vida, no puede ser el mismo. Tienes que ser mejor, más cariñoso, más comprensivo, más tolerante, porque ellos lo son”.

La importancia del Surf y la integración

El surf requiere fuerza, equilibrio, agilidad y mucha técnica. Pero lo más difícil, reconocen los iniciadores de “Olas de Esperanza”, está en la relación entre el instructor y la persona con síndrome de Down; está en romper las barreras de la discriminación para dar paso a la integración.

“La gran mayoría de los chilenos nunca ha conversado son un síndrome de Down, nunca le han dado la mano. Entonces, llegan voluntarios muy motivados pero el primer día se quedan sin habla, no saben cómo actuar, tratan de ayudar, pero incluso se quedan paralizados”, explicó Claudio a ACI Prensa.

Por eso, en “las clases se ríen, cuentan chistes, conversan, ellos tienen esa mística. Lo pasan increíble, flotan, reman, hacemos dinámicas de grupo, toman la tabla. Ellos han demostrado que pueden mucho y han superado muchas dificultades propias de su condición”, precisó.

practicas3_bakioCatalina explicó que el problema radica en la discriminación y falta de integración propio del “ciudadano común” y más aún, “creo que cuando se perdió el valor de la familia, de la escuela y de la Iglesia pasó esto”.

“Ellos nacieron luchando con la frustración, nacieron con el pie izquierdo. Nos costó mucho encontrar apoyo en las empresas. ¿Por qué no vemos promotoras con síndrome de Down? Porque la belleza de nuestros alumnos es una belleza atípica y nadie la quiere en sus portadas (…) Chile es un país que crea discapacidad”

La recomendación de Catalina es que las personas se acerquen a Dios porque “para dar amor tienes que estar con el Creador del amor (…) Cuando tú tienes amor, necesitas entregarlo, plasmarlo, hacerlo real”.

surf-como-terapia-para-el-autismo-y-el-síndrome-de-down-730x410Claudio agregó que los “grandes ganadores” de Olas de Esperanza son ellos, “los voluntarios porque los niños con síndrome de Down te llenan el corazón de una forma increíble. Yo creo que a todos los voluntarios les cambia la visión de la vida”.

Fuente: Aciprensa