Cocinar y cenar en familia

¿Quiénes son esos desconocidos que corretean por tu casa con sus mochilas llenas de libros? ¡Son tus hijos! No desperdicies ningún momento para conectar en familia, dentro de poco seremos todos demasiado mayores y, la verdad, los mejores conocimientos no se aprenden solo delante de los libros sino viviendo el modelo de Nazaret en familia. Cocinar  y cenar juntos puede ser el comienzo de una buena praxis familiar

España es el 9º país de los 42 que forman la Unión Europea y Estados Unidos donde mayor porcentaje de niños se sienten presionados por los deberes que tienen que hacer en casa, eso reduce el tiempo de ocio y de conexión en familia.

Después de pasar todo el día fuera de casa, cada uno cumpliendo con sus responsabilidades, llegamos a nuestro hogar y, en general, no nos apetece pensar mucho en qué vamos a hacer de cena porque lo sentimos como una responsabilidad más, pero, amigos, esto es un gran error. Los momentos que dedicamos a preparar la cena y reunirnos juntos, alrededor de la mesa, conforman la oportunidad perfecta para reconectar como familia y transmitir valores importantes para nosotros como la comunicación y la interiorización de responsabilidades familiares como el protocolo de poner la mesa, lo importante de recogerla o dejarlo todo a punto para el desayuno.

Disfrutar la cena en familia
  • Cocinar juntos

Puede parecer dificil a primera vista, pero enseñar a cocinar a los más pequeños de la casa puede ser una práctica familiar muy recomendable. Primero porque nos juntamos todos y segundo porque es bueno que los pequeños reconozcan el trabajo que implica hacer la comida para toda la familia. De esta manera los niños entienden que cocinar juntos es una acción buena que repercute para el bien de todos los miembros de la familia. Os dejamos a continuación algunas recetas que pueden ayudaros. Haz click aquí

  • Contar historias

Convierte el tiempo de la cena en un espacio de comunicación familiar. Es un buen momento para que tus hijos conozcan historias y anécdotas de vuestra vida, de cuando eráis pequeños como ellos o de lo que queréis conseguir en un futuro, así sentirán un vínculo mayor ya que, al conoceros más profundamente, estarán más unidos a vosotros, vuestros gustos y deseos. Igualmente hay pasajes e historias de la Biblia que pueden hacer las cenas más divertidas

  • Poneros al día

¿Qué habéis hecho durante la jornada? Tendemos a pedir que los niños nos comuniquen su día a día con todo lujo de detalles, convirtiendo estos momentos en monólogos aburridos y pesados porque “mamá, es que he hecho MUCHAS COSAS”. Si compartís vuestro día a día de manera bidireccional la relación será mucho más fluida y favorecerá que los pequeños se comuniquen con naturalidad cuando lo necesiten. Frases del estilo “Pues yo hoy he ido a tomar un café con mi compañero Juan en nuestro recreo, ¿tú con quién has jugado en el tuyo?” son mucho más efectivas que “¿Con quién has jugado hoy?”.

  • Fuera móviles

Parece obvio pero pecamos de no ‘desconectarnos digitalmente’ mucho más de lo que pensamos. Si queremos generar un buen marco de comunicación, los móviles, la tele o la radio deben permanecer apagados o fuera de nuestro alcance para que no interfieran en los momentos de la familia.

Sobremesa y recoger la mesa

Inventaros algo divertido hacia el final de la cena. Una ronda de chistes o jugar a las palabras encadenadas nos permitirán crear un ambiente ameno y relajado que propiciará un sueño tranquilo y reparador.

Los niños ya saben que su responsabilidad principal es la escuela (y todos los deberes que en ella les exigen) pero no debemos dejar que piensen que eso es todo. Nosotros hacemos la compra, pagamos facturas, limpiamos la casa… y aunque pedirles esto mismo a ellos es un sinsentido, sí podemos dejar que asuman otras responsabilidades con nosotros como, por ejemplo, recoger la mesa tras la cena. Uno quita los platos sucios, otro guarda lo limpio , y mientras papá recoge las migas, ¡mamá saca la fruta de la nevera!

Y para terminar una cena redonda una ración de besos + jesusito de mi vida  ¡y a la cama!

Algunas ideas para las familias con hijos pequeños

“Familia sé lo que eres”

Con esta frase san Juan Pablo II animaba a la familia cristiana a buscar sus raíces en  Nazaret.  Puede tratarse, ante todo, de una decisión ponderada y generosa de tener una familia numerosa; nada más absurdo que identificar “paternidad responsable” con la simple decisión de “limitar” la familia. Juan Pablo II decía: “en la concepción de la ‘paternidad responsable’ está contenida la disposición no solamente a evitar ‘un nuevo nacimiento’, sino también a hacer crecer la familia según los criterios de la prudencia”39 .

En cuanto al número de hijos decía Juan Pablo II: “Es preciso que se establezca este nivel justo teniendo en cuenta no sólo el bien de la propia familia y estado de salud y posibilidades de los mismos cónyuges, sino también el bien de la sociedad a que pertenecen, de la Iglesia y hasta de la humanidad entera. La encíclica Humanae vitae presenta la ‘paternidad responsable’ como expresión de un alto valor ético… supone también la disponibilidad a acoger una prole más numerosa”

¿Quien dijo que la paternidad responsable es sólo para unos pocos elegidos? Hace unas semanas nos tropezamos con un vídeo que se ha hecho viral, en el que unos padres bailan con sus hijos. De esta forma, dicen, se afianza el vínculo entre padres e hijos mientras se hace deporte.

Nada mejor para afianzar el vínculo con papá que una divertida clase de baile al estilo Groovaroo.

Y si encima, más tarde se añaden las mamis… ¡lo tenemos todo!

El breakdance es para profesionales, como papá y yo…. Este niño lo da todo con su padre.

 

Una nueva App que merece la pena

Nueva app para la familia
Nueva app para la familia

En tu matrimonio no estás solo. La Delegación de familia de la Archidiócesis de Madrid te ofrece esta app para orientarte en esta nueva etapa de tu vida. La nueva app no sustituye en absoluto el trabajo de los COF sino que pretende ser una herramienta de apoyo a las familias.

Como muchos ya sabéis, un COF es un servicio de atención integral a los problemas familiares en todas sus dimensiones, a la luz de la antropología cristiana y de la verdad sobre el matrimonio y la familia, tal y como nos ha sido revelada y vivida en comunión con la Iglesia (cf. Conferencia Episcopal Española. La familia santuario de la vida y esperanza para la sociedad,174; directorio de pastoral familiar de la Iglesia en España (276-279). Se trata de ofrecer de un modo cercano y directo a  las familias que lo necesitan un espacio donde ser acogidas, escuchadas y donde encuentren una solución eficaz a sus problemas concretos.

Para descargarte la nueva app haz click AQUÍ

Continuar leyendo “Una nueva App que merece la pena”