GRUPO CAÑADA REAL

Noticia del Boletín 6 – Año 1, del 26 de noviembre de 2017

El pasado domingo 19 de noviembre se llevó a cabo, a la salida de las misas de la mañana, el Cañadillo, un mercado de dulces y salados que hizo las delicias de todos. Organizado por el grupo de Cañada, han escrito una carta de agradecimiento, en la que además nos explican su labor. Allá vamos. 

A través del proyecto en Cañada Real, en el que estamos embarcados once jóvenes de la comunidad, atendemos una vía de acción dirigida al poblado del 20 posterior y sus alrededores. En este poblado, situado dentro del sector VI de la Cañada Real, viven unos 40 niños de entre 2 y 12 años con unas carencias y necesidades claras. Nuestra labor de intervención social consiste en fomentar el desarrollo en valores para fortalecer los vínculos afectivos y las habilidades sociales a través de juegos, talleres y excursiones.

Desde una perspectiva cristiana, en nuestro proyecto encontramos una acción directa para no limitar nuestra vida cristiana a la formación en la fe sino que, gracias al grupo de Cañada, podemos aprender y compartir con los niños el ejemplo de vida que Jesús nos regaló. En otras palabras, nuestra labor nos descubre el valor del servicio a los más necesitados, una dimensión fundamental durante toda la vida de Jesús.

Nuestros objetivos durante el curso consisten en ofrecer a los niños otras alternativas de ocio que fomenten la participación y la integración de todos como miembros activos de la sociedad. Al mismo tiempo, pretendemos mostrarles la importancia de cuidar el entorno, el respeto a todos sus compañeros, el trabajo en equipo con un objetivo común…

Para llevar a cabo todo esto, vamos a la Cañada todos los domingos por la tarde y, además, realizamos una excursión al trimestre, celebramos el día de los reyes Magos gracias al apadrinamiento de las cartas por toda la comunidad, y nos vamos de convivencias a final de curso. Los recursos económicos con los que contamos para desarrollar estas actividades proceden de donaciones y, principalmente, de los mercadillos de postres que realizamos dos veces al año que gracias a la gran acogida que tienen dentro de la comunidad hacen posible todo esto. Aprovechamos este momento para dirigirnos a todos aquellos que nos ayudaron el fin de semana pasado colaborando en el Cañadillo de invierno. Os agradecemos de corazón lo que hacéis por los niños y os aseguramos que vuestra aportación económica se transforma en una ayuda directa a los niños.

Un abrazo a toda la parroquia de Santa Eugenia de parte del grupo de Cañada, gracias por la implicación que tenéis siempre con nosotros, por todo lo que aportáis, porque así nos enriquecemos mutuamente y  entregamos ese amor de Dios que hemos recibido y experimentado trabajando por el bien común de nuestros hermanos más pequeños.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *