Cocinar y cenar en familia

¿Quiénes son esos desconocidos que corretean por tu casa con sus mochilas llenas de libros? ¡Son tus hijos! No desperdicies ningún momento para conectar en familia, dentro de poco seremos todos demasiado mayores y, la verdad, los mejores conocimientos no se aprenden solo delante de los libros sino viviendo el modelo de Nazaret en familia. Cocinar  y cenar juntos puede ser el comienzo de una buena praxis familiar

España es el 9º país de los 42 que forman la Unión Europea y Estados Unidos donde mayor porcentaje de niños se sienten presionados por los deberes que tienen que hacer en casa, eso reduce el tiempo de ocio y de conexión en familia.

Después de pasar todo el día fuera de casa, cada uno cumpliendo con sus responsabilidades, llegamos a nuestro hogar y, en general, no nos apetece pensar mucho en qué vamos a hacer de cena porque lo sentimos como una responsabilidad más, pero, amigos, esto es un gran error. Los momentos que dedicamos a preparar la cena y reunirnos juntos, alrededor de la mesa, conforman la oportunidad perfecta para reconectar como familia y transmitir valores importantes para nosotros como la comunicación y la interiorización de responsabilidades familiares como el protocolo de poner la mesa, lo importante de recogerla o dejarlo todo a punto para el desayuno.

Disfrutar la cena en familia
  • Cocinar juntos

Puede parecer dificil a primera vista, pero enseñar a cocinar a los más pequeños de la casa puede ser una práctica familiar muy recomendable. Primero porque nos juntamos todos y segundo porque es bueno que los pequeños reconozcan el trabajo que implica hacer la comida para toda la familia. De esta manera los niños entienden que cocinar juntos es una acción buena que repercute para el bien de todos los miembros de la familia. Os dejamos a continuación algunas recetas que pueden ayudaros. Haz click aquí

  • Contar historias

Convierte el tiempo de la cena en un espacio de comunicación familiar. Es un buen momento para que tus hijos conozcan historias y anécdotas de vuestra vida, de cuando eráis pequeños como ellos o de lo que queréis conseguir en un futuro, así sentirán un vínculo mayor ya que, al conoceros más profundamente, estarán más unidos a vosotros, vuestros gustos y deseos. Igualmente hay pasajes e historias de la Biblia que pueden hacer las cenas más divertidas

  • Poneros al día

¿Qué habéis hecho durante la jornada? Tendemos a pedir que los niños nos comuniquen su día a día con todo lujo de detalles, convirtiendo estos momentos en monólogos aburridos y pesados porque “mamá, es que he hecho MUCHAS COSAS”. Si compartís vuestro día a día de manera bidireccional la relación será mucho más fluida y favorecerá que los pequeños se comuniquen con naturalidad cuando lo necesiten. Frases del estilo “Pues yo hoy he ido a tomar un café con mi compañero Juan en nuestro recreo, ¿tú con quién has jugado en el tuyo?” son mucho más efectivas que “¿Con quién has jugado hoy?”.

  • Fuera móviles

Parece obvio pero pecamos de no ‘desconectarnos digitalmente’ mucho más de lo que pensamos. Si queremos generar un buen marco de comunicación, los móviles, la tele o la radio deben permanecer apagados o fuera de nuestro alcance para que no interfieran en los momentos de la familia.

Sobremesa y recoger la mesa

Inventaros algo divertido hacia el final de la cena. Una ronda de chistes o jugar a las palabras encadenadas nos permitirán crear un ambiente ameno y relajado que propiciará un sueño tranquilo y reparador.

Los niños ya saben que su responsabilidad principal es la escuela (y todos los deberes que en ella les exigen) pero no debemos dejar que piensen que eso es todo. Nosotros hacemos la compra, pagamos facturas, limpiamos la casa… y aunque pedirles esto mismo a ellos es un sinsentido, sí podemos dejar que asuman otras responsabilidades con nosotros como, por ejemplo, recoger la mesa tras la cena. Uno quita los platos sucios, otro guarda lo limpio , y mientras papá recoge las migas, ¡mamá saca la fruta de la nevera!

Y para terminar una cena redonda una ración de besos + jesusito de mi vida  ¡y a la cama!

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *