NOTICIAS

PARLAMENTOS DE LA JUVENTUD

Noticia del Boletín 101 – Año 3, del 8 de marzo de 2020

Hoy queremos aprovechar este hueco del boletín para informar sobre los Parlamentos de la Juventud que tuvieron lugar el pasado sábado, donde los participantes de las Vicarías 4ª y 5ª tuvieron un momento para compartir experiencias y dialogar sobre distintos temas relacionados con la actualidad.

Los parlamentos son una magnífica oportunidad para ampliar nuestros horizontes más allá de nuestra Parroquia y poder conocer a nuestros hermanos del resto de la vicaría. Darnos cuenta de lo grande que es nuestra familia y que a pesar de todo, cada uno de nosotros somos importantes. En esta ocasión, acudieron cerca de 200 personas, entre los cuales se encontraban varios jóvenes de Santa Eugenia. Fue un día cargado de Espíritu donde en distintas mesas se ofrecieron testimonios orientados a temas como la ecología, la sexualidad, la política o las vocaciones. Se compartieron experiencias de fe de todo tipo y posteriormente en grupos reducidos se pudo charlar tranquilamente para que todos los asistentes pudieran participar y dar su opinión.

Más tarde, después de recargar fuerzas con una comida en comunidad, se realizó un pleno para compartir lo que más había gustado por la mañana y se eligieron los representantes que más adelante acudirán a los parlamentos de toda la diócesis y, de esta forma, hacer llegar más lejos todo lo que se habló en este día.

Un año más, los parlamentos cumplieron su objetivo, que no es otro que el de darle valor a la vida personal de cada miembro de la Iglesia y así, a través del testimonio y del poder del Espíritu, reforzar los lazos de nuestra familia.

EJERCICIOS ESPIRITUALES

Noticia del Boletín 100 – Año 3, del 1 de marzo de 2020

Durante el pasado fin de semana tuvieron lugar los ejercicios espirituales de nuestra vicaría, un fin de semana destinado a la oración, el silencio y el encuentro con Jesús. Teniendo en cuenta la cercanía a la Cuaresma, fue un gran punto de partida en la preparación hacia esta, y por ello algunos de nuestros jóvenes se decidieron a participar.

En los ejercicios el silencio jugó un papel fundamental, y no sólo el silencio exterior, con el que algunos de los asistentes no tuvieron ningún problema, sino el silencio de la cabeza y el corazón, al que en muchas ocasiones no damos ninguna importancia pero resulta fundamental en el encuentro con Dios. Esta experiencia se desarrolló en silencio, con muchos espacios para la oración independiente y en comunidad, permitiendo profundizar más en nosotros mismos con el Padre.

A lo largo del fin de semana se trabajaron varias ideas que calaron muy hondo en nuestros jóvenes, con preguntas muy aplicables para todos nosotros también. Como fue el caso de dejarnos amar plenamente por Dios, en todos los aspectos de nuestra vida, para de esta forma poder dar un SÍ incondicional a Dios, un SÍ pleno y sin filtros, incluyendo aquello que a nosotros mismos nos cuesta amar.

Se habló también de la culpabilidad que sentimos al cometer un pecado, una culpa que no está incentivada por el Padre, sino que brota en nosotros por haber dañado una relación limpia y la añoranza por recuperar esa relación. Siempre desde la comprensión de Jesús, porque Él es como nosotros y nos comprende y ama, y esto lo podemos ver en la escena del Bautismo de Jesús. Donde baja a nuestro nivel de pecadores poniéndose a la cola para ser bautizado junto a nosotros para acompañarnos.

En resumen, resultó un fin de semana intenso y profundo, abierto a la escucha del Padre y de lo que tenía que decir a cada uno de nuestros jóvenes.

CONSEJO PASTORAL DE CUARESMA

Noticia del Boletín 99 – Año 3, del 23 de febrero de 2020

El miércoles 12 de febrero, se realizó en la parroquia el consejo pastoral, en el que se reunieron representantes de los distintos grupos de la parroquia para comentar ciertos aspectos proporcionados por el párroco para prepararnos para la Cuaresma. Para ello todos los grupos debían ponerse en escucha del Espíritu antes, para después presentar sus reflexiones a los hermanos. Se propusieron 5 puntos, a saber: la oración (¿cuidamos la oración personal?), sacramentos (¿cuál es nuestra vivencia de Eucaristía?), formación (¿conocemos nuestra Fe?), Apostolado y servicio (¿qué estoy dispuesto a dar por Cristo?), y sentido de Iglesia (¿estoy abierto a construir la parroquia como una Familia?). Aunque estas sólo son unas pocas de las preguntas de los respectivos temas, sirven para encuadrar el enfoque del encuentro.

En consecuencia la reunión del Consejo, con una idea de comentar las reflexiones personales, terminó siendo una oración conjunta en la cual los hermanos pudieron no sólo comentar cómo veían ellos esos temas, sino profundizar más en ellos, y con ello iluminar su camino en conjunto. De todo este compartir, y escuchándose unos a otros, se pudo ver clara la necesidad de centrar esta Cuaresma en el SILENCIO y la ORACIÓN.

FEDE Y BASI

Noticia del Boletín 98 – Año 3, del 16 de febrero de 2020

De vez en cuando ocurren hechos, anécdotas maravillosas, reflejo del amor, y tras este amor anda Dios. Esta semana en nuestra casa se ha dado uno de esos hechos, y es que dos personas, hace nada más y nada menos que 75 años decidieron, con Jesús de testigo, dar un SÍ al amor por el otro, y a día de hoy, con 100 años cada uno, siguen renovando esos votos que hicieron desde un principio, y nos han querido dar testimonio de ello. Ellos son Fede y Basi, y nos han contado un poquito de su historia:

Naturales de Badajoz, se conocieron en el pueblo de Zalamea de la Serena, haciendo una de sus grandes pasiones: bailar. Fede rápidamente se fijó en “lo guapa que era Basi y lo bien que bailaba” ,y a Basi “lo educado que era y su buen corazón”, y a partir de entonces empezaron a conocerse. La relación al principio fue complicada, puesto que estuvieron enviándose cartas durante los tres años que Fede hizo la mili en Marruecos, pero aun así sólida como una roca. Así, manteniéndose fieles el uno al otro, dos años después, en el 46, con 26 años se casaron en el pueblo donde surgió el amor, y tuvieron tres hijas, una de ellas, Regina, religiosa de la Orden de las Trinitarias, orden dedicada al servicio, fiel reflejo de la vida de sus padres, que siempre han sido activos en la Fe.

La convivencia durante tanto tiempo, nos cuentan que no fue difícil debido al carácter de cada uno. Basi con más carácter, y Fede más tranquilo, pero ambos con un gran corazón, eran muy queridos en el pueblo.

“¿Y Dios, pensáis que ha tenido algo que ver en vuestra relación?” Todo, nos responden. Salud y amor durante estos 75 años que celebran , siempre con Dios en el medio. Un gran testimonio de matrimonio en la Fe. Enhorabuena a los dos. Unidos y Felices.

Nos hemos reunido con el único propósito de dar gracias.  Dar gracias a Dios por los cien años que Fede y Basi han cumplido. Una larga vida que desde la juventud han compartido luchando juntos, sufriendo juntos, gozando juntos, superando dificultades juntos, poniéndose unas metas, que también juntos han alcanzado y disfrutado.

¡JUNTOS!, ESA HA SIDO LA CLAVE DE SU ÉXITO, la clave que desde su juventud les ha proporcionado el AMOR necesario para obtener todo lo que juntos…, incluso a veces a través de la distancia, ¡han conseguido!: MANTENERSE UNIDOS en los momentos de luchas y dificultades que han dado como resultado un bienestar material para ellos y su familia por la que siempre se han desvivido y sobre todo  un bienestar de reconocimiento de todos los que con ellos se han relacionado, vecinos, amigos, familiares, compañeros de trabajo, superiores, jefes… TODOS han reconocido y verificado la calidez humana, la honradez y dignidad de una vida que ha merecido el respeto de aquellos que han tenido la oportunidad de conocerlos y tratarlos en algún momento de ¡ESTOS CIEN AÑOS!.

POR ESO Y POR SUS 75 AÑOS DE  FELIZ MATRIMONIO, DAMOS GRACIAS A DIOS.

Y para que este recordatorio DE UNAS VIDAS DIGNAS, PLENAS DE FIDELIDAD Y FELICIDAD, no sea un panegírico protocolario y superfluo…, junto a la acción de gracias, queremos y debemos también, dar un “repaso” a nuestras vidas para encontrar cada uno     de nosotros motivos de dar gracias y de comprometernos a buscar e incorporar a partir de ahora en nuestra vida,  esas  responsabilidades que nos dignificarán como personas y como cristianos creyentes durante  los años que nos toque vivir.

Pero también, y junto a Basi y Fede, reconocer cada cual nuestros fallos, errores y omisiones en nuestras obligaciones humanas y cristianas, para humildemente y en nuestro interior,  PEDIR POR ELLO  A DIOS, PERDÓN.

Un matrimonio de nuestra Parroquia ha cumplido ¡100 años! para celebrarlo han querido reunirse con sus hijos, nietos, biznieta, familiares y amigos para dar gracias a Dios en una sencilla celebración de la Eucaristía donde hemos sido invitados a unirnos y reconocer juntos nuestro PASO por la vida.

Hemos tenido ocasión de dar gracias y pedir perdón, de reflexionar y descubrir que lo único importante si nos consideramos creyentes en el DIOS DE JESUCRISTO, es pasar como ÉL, HACIENDO EL BIEN viviendo una vida digna, sencilla donde el amor, la unión, la ayuda mutua, garantiza la felicidad que todos vamos buscando, y solo encontraremos al preocuparnos de quienes están a nuestro lado, creando un ambiente de AMOR, RESPETO y PAZ. VIVIR ASÍ, en nuestra vida cotidiana, con los más próximos y allegados, SIN EXCLUIR A NADIE, es vivir dando importancia a lo que Dios espera de nosotros: que nos reconozcamos hijos de un mismo PADRE, que a pesar de las diferencias todos somos IGUALES y nos debemos ese RESPETO MUTUO y la OPORTUNIDAD de reconocer nuestros privilegios para poder COMPARTIR y LUCHAR POR y CON aquellos, a los que nuestro egoísmo, ha excluido y hecho diferentes.

¡Gracias FEDE y BASI! Por invitarnos a vuestra fiesta de la vida: ¡CIEN AÑOS: JUNTOS, UNIDOS, FELICES!

EXCURSIÓN AL ESCORIAL

Noticia del Boletín 97 – Año 3, del 9 de febrero de 2020

El pasado sábado el grupo de Preas de nuestra parroquia realizó su tradicional excursión de invierno. Como todos los años, esta salida depende mucho de las predicciones que haya para dicho día, si son buenas, la excursión consiste en ir a la sierra y pasar el día en la nieve, si por el contrario no lo son, se va a patinar sobre hielo. Pues si bien este año todo parecía indicar que se optaría por la primera opción cuando nuestros hermanos pequeños llegaron al puerto de Cotos se encontraron con un día lluvioso con el que no contaban.

A veces los caminos del Señor son inescrutables, y pese a que en un primer momento la lluvia supuso un bache en el camino, esto no impidió que se pudiera pasar un gran día. La decisión que se tomó fue la de volver a subir al autobús y poner rumbo al Escorial. Los niños tuvieron la oportunidad de comer en la casa cuna de las hermanas de Santa María de Leuca, quienes acogieron a nuestros pequeños con los brazos abiertos desde el primer momento, demostrando la bonita familia que es nuestra iglesia.

El grupo pasó el resto del día en la plaza del monasterio, jugando a juegos, visitando la basílica y disfrutando del buen tiempo que si que hizo en el pueblo. El disgusto inicial se quedó en una anécdota y la excursión cumplió el objetivo más importante: pasar unos momentos disfrutando de la compañía de los amigos bajo el manto de nuestra familia Santa Eugenia.

MIGRACIONES EN NUESTRA DIÓCESIS

Noticia del Boletín 96 – Año 3, del 2 de febrero de 2020

El pasado miércoles 29 de enero, a propuesta del grupo misionero de la parroquia, tuvimos la Conferencia sobre las acciones diocesanas para ayuda a la inmigración, a cargo de Rufino García, Delegado Episcopal para las Migraciones.

Desde hace unos años, a propuesta del Sr. Cardenal, se formó en nuestra Iglesia en Madrid la “Mesa por la Hospitalidad”, una agrupación de varias entidades cristianas creada para ayudar de forma más ordenada y eficaz a los hermanos que llegan a nuestra ciudad huyendo de las realidades de violencia o pobreza en sus propios países.

Rufino, junto a Julia, voluntaria en estas acciones de caridad, explicaron el funcionamiento de la Mesa por la Hospitalidad donde resonaban las palabras del Maestro: “fui forastero y me hospedasteis” (Mt 25,35). Actualmente hay unos 15 lugares de nuestra Diócesis que ofrecen acogida y acompañamiento, desde compartir la cena, velar el descanso por la noche o bien acompañar a los hermanos migrantes en sus tramitaciones oficiales para pedir asilo. Una experiencia que nos quita prejuicios y vendas que llevamos en los ojos para reconocer vidas e historias de personas que están sufriendo pero que a la vez su propio testimonio nos enriquece y humaniza.

Es una llamada del Espíritu a abrir las puertas de nuestra ciudad, o más todavía, de nuestro corazón. Para colaborar no son necesarios más requisitos que ser mayores de edad y estar dispuestos a ofrecer un poco de nuestro tiempo y cariño.

Para más información consultar la página web: www.mesaporlahospitalidad.com

Todos los que sintáis la llamada a colaborar con los migrantes, en las
diferentes acciones de nuestra Iglesia Diocesana en la Mesa por la
Hospitalidad, CONSULTAD A LOS SACERDOTES.
– Participando y preparando cena en los centros de acogida.
– Acompañando a los migrantes alguna noche en los centros de acogida.
– Acompañando a los migrantes a los servicios oficiales para la
tramitación de documentación.
Y rezando por ellos: son Jesús que viene a Madrid peregrinando en
estos hermanos.

DOMINGO DE LA INFANCIA MISIONERA

Noticia del Boletín 95 – Año 3, del 26 de enero de 2020

Hoy Domingo III del Tiempo Ordinario, Domingo de la “Palabra de Dios”, instituido por el Papa Francisco, estamos celebrando el Día de la Infancia Misionera, dedicada en este año a mirar a Jesús recién nacido, como emigrante en Egipto, junto a María y a José.

La Palabra de Dios, repetidas veces, nos enseña a abrir las puertas a todos los que vienen de fuera pidiendo nuestra ayuda: es el deber de la hospitalidad. La misma Sagrada Familia solicitó refugio en tierra extranjera ante la persecución del rey Herodes. Más todavía, el mismo Jesús enseña en el Evangelio que “fui forastero y me hospedasteis” (Mt 25,43).

Por esta razón, la inmigración no es un asunto político y ya está: es un tema de Fe. Detrás de cada persona que viene de su país en busca de ayuda estamos escuchando el grito de auxilio del mismo Cristo.

EL PRÓXIMO MIÉRCOLES 29 DE ENERO, A LAS 20:15, EN EL SALÓN DE ACTOS DE LA PARROQUIA, RUFINO GARCÍA ANTÓN, DELEGADO EPISCOPAL PARA LAS MIGRACIONES, NOS OFRECERÁ UNA CONFERENCIA SOBRE LA ACCIÓN DE LA IGLESIA EN MADRID, CON LOS MIGRANTES Y REFUGIADOS.

Desde el grupo misionero de Santa Eugenia queremos empezar a colaborar con esta labor de nuestra Iglesia Diocesana para aportar nuestro granito de arena en favor de estos hermanos, que son un Jesús disfrazado que llama a nuestras puertas.

FIESTA FIN DE NAVIDAD

Noticia del Boletín 94 – Año 3, del 19 de enero de 2020

En la víspera de la festividad del Bautismo del Señor, se celebró en el salón de actos de nuestra Parroquia la fiesta de fin de Navidad con la que se dio por concluido dicho período. A ella acudieron más de 120 personas, el doble de la gente que se esperaba que acudiera. En ella hubo gente de todas las edades, desde los más pequeños hasta nuestros mayores.

La fiesta parroquial empezó a las 18:00 con una oración al Espíritu Santo en la cual se vio un vídeo de la secuencia de Pentecostés. A continuación, se rezó la oración del Padrenuestro. Posteriormente, los más pequeños repartieron el roscón de Reyes y chocolate entre los asistentes. Como colofón final, tuvo lugar un karaoke en el que se cantaron muchas canciones de todo tipo, hasta las 21:00 que fue cuando terminó dicha fiesta.

Todo esto se vivió en un clima de Familia, que es el que nos lleva a que exista un buen ambiente no sólo durante estas fechas pasadas sino también durante todo el año.

CABALGATA DE REYES

Noticia del Boletín 93 – Año 3, del 12 de enero de 2020

El pasado 4 de Enero tuvo lugar uno de los acontecimientos más especiales del año, la Cabalgata de Reyes de Villa de Vallecas, en la que, como los años anteriores, participó nuestra Parroquia.

Este año, a diferencia del año pasado, íbamos vestidos de llamas, y nuestra misión no era otra más que anunciar el Nacimiento de Jesús con el fuego del Espíritu; aunque no sólo íbamos disfrazados, sino que también éramos los encargados de llevar la estrella que guiaba a sus Majestades. Una de las participantes de la cabalgata nos comparte cómo la experiencia la transportaba a la llegada de Jesús a Jerusalén, donde todo el mundo le aclamaba. Y al mismo tiempo, ¡qué suerte la nuestra!, que podemos celebrar nuestra fe, mientras que hay hermanos, cristianos perseguidos, que tienen que vivir su fe en secreto.

Además, los Reyes Magos también se pasaron por la Parroquia expresamente para visitar a los niños y niñas de la Cañada Real, para poderles entregar en persona los regalos que habían recopilado con la ayuda de los voluntarios de nuestra familia.

En resumen, fue un día mágico en la que se repartieron multitud de caramelos, muchos regalos y un montón de ilusión, tanto en niños como mayores. ¡Gracias a los Reyes Magos, a la parroquia y a Dios por haber podido disfrutar de este día!

SER FAMILIA

Noticia del Boletín 92 – Año 3, del 5 de enero de 2020

Esta Navidad hemos celebrado el nacimiento de Jesús en nuestra parroquia. Y su nacimiento se ha hecho notar, uniéndonos una vez más, y acercándonos como comunidad.

Desde la bendición del árbol de Navidad, en la que cada uno fue acercándose a poner su pequeña familia como ofrenda a los pies, ofreciéndonos para acogerle. Un árbol que se fue volviendo más multicolor y bonito cuanto más familia eramos.

Y a lo largo de estas últimas semanas de Adviento se han ido sucediendo estas señales de familia. Como en la campaña de nuestra Cáritas parroquial, donde la participación ha sido superior a la del año pasado en más de 1000€. Lo mismo sucedió con la campaña de alimentos, donde se pudieron llenar varias bolsas de comida para aquellos de nuestra familia que lo pudiesen necesitar, gracias a las grandes cantidades que se recogieron.

Otro tanto sucedió con las cartas apadrinadas de Cañada, donde el aluvión de gente que quería participar en la ilusión de estos niños hizo que las cartas se acabasen rápidamente.

Por otra parte la alegría de ser familia se mostró el 21 de diciembre, siendo Sembradores de estrellas, donde no solo compartimos nuestra alegría de puertas para adentro, sino que la alegría por el nacimiento de Jesús se comparte con nuestros hermanos del barrio, aunque no sepan que hay una familia de la que forman parte rezando por ellos.

Como broche final de este compartir, hemos podido disfrutar de la cena de Nochebuena, alegremente, poniendo al niño en el centro, y acogiéndole después en la misa del Gallo.

Todo esto muestra que seguimos creciendo, y lo que supone ser una familia con todos y para todos.